Archivo de la categoría: Un Caballero Ciber-Andante

No son los padres

El Caballero Ciber-Andante

Vivimos tiempos muy rápidos, todo es para hacerlo hoy en forma instantánea, desde el café de la mañana hasta la merienda por la noche. Corremos y corremos y nunca llegamos a ninguna parte. Y lo mismo le pasa a nuestros pobres niños, el Mundo los persigue y les impide soñar, tener fe en la magia y cada día nuestro loco Mundo les quiere cortar sus dos hermosas alas que Dios en su magnífica sabiduría les dió: Imaginación y Creatividad.

Con este par de maravillosas alas ellos podrán volar más alto que nosotros y nos mostrarán nuevos caminos que nosotros ni siquiera sospechamos que existieran. Porque todo lo que hoy existe fue posible gracias a que un niño lo imaginó y no dejó de hacerlo a pesar de que creció y dejó de ser niño bueno, al menos por fuera. Por que como decía Isaac Asimov, todos los descubrimientos no comienzan con la palabra Eureka…. Simplemente comienzan cuando alguien observa y dice “mira que divertido”. Así como lo hacen los niños. Ellos tienen el derecho de ser niños de creer en la magia, en la fantasía y en fabulosos Mundos.

Estamos a punto de entrar a las Navidades de 2013 y a mí me preocupa un poco que muchos niños digan que San Nicolás no existe. Te voy a contar algo que me pasó a mí cuando era niño. Vivíamos en la Ciudad de México y a nosotros nos traían los regalos Los Reyes Magos el día 6 de Enero. Recuerdo que hacía mucho frío y que dormido en mi cama esperaba el amanecer para ver mis regalos. Me despertó un sonido parecido a unos cascabeles, me levanté y me asomé por la ventana- todavía estaba oscuro pero ya comenzaba a clarear- cuando frente a mis ojos apareció la figura de un jinete montado en un hermoso caballo blanco.  Él llevaba una capa de color azul con filos dorados, llevaba un turbante… nunca le pude ver la cara porque solo lo ví de espaldas, cabalgo muy despacio hasta que dejé de verlo por la ventana de mi piso. Corrí a dormirme y al amanecer fui corriendo a decírselo a mis padres.

Estoy seguro de que lo que ví esa mañana de enero fue algo extraordinario y siempre creo que fue uno de los Reyes Magos. Hoy casi 50 años después todavía pienso que fue real y lo sigo creyendo. Yo todavía creo en la magia. Se lo digo a mis amigos y se ríen de mi, pero cuando se lo digo a los niños ellos sí me creen. Decía Alberto Einstein: “La Imaginación es más importante que el conocimiento” y ahí radica la magia… siempre esta ahí, pero a veces con otro nombre. Sé que algunas veces le dicen fe y otras veces le dicen ciencia. Es un hecho que gracias a esos maravillosos niños que siguen con sus alas volando, llegaremos a un Mundo mejor.

gitana3La Prima

¡Pues yo también creo, querido amigo! Hay unos seres con un poder infinito, que cada año se acercan silenciosamente a nosotros para regalarnos cosas bonitas, para decirnos lo buenos que hemos sido y premiarnos. Ellos no saben de prisas y se toman su tiempo para escuchar nuestros deseos, ellos ponen en marcha nuestra cretividad y alimentan nuestra imaginación, ellos saben hacernos soñar…Toda mi vida seguiré creyendo en los Reyes Magos y así se lo hice saber hace unos días a mi hija de nueve años.

Y es que mi pequeña está creciendo y el loco Mundo -como tu bien lo llamas- trata de que acepte que ya no hay espacio para la magia, para la ilusión o la sorpresa, para el juego simbólico. ¡Despierta, todo ha sido un sueño, todos estos años no ha sido más que fantasia! Pero ella no está preparada… Ni tiene por qué estarlo. No seré yo quien corte sus alas porque yo aún disfruto de las mias.

Anuncios

Cambios y mutaciones

El Caballero Ciber-Andante

Después de haber viajado por varias regiones de nuestro bello Planeta, llegué a misteriosos lugares que nunca había imaginado que estuvieran ahí. Debo de aceptar que extrañé a mis queridas amigas de “Mafaldillas”  pero al mismo tiempo las lleve conmigo en mis viajes.

Y lo mejor de viajar, al igual que de enamorarse, es que el horizonte siempre es nuevo, siempre es cambiante pero de una forma o de otra siempre nos marca el alma y nos tatúa el corazón. Y sin darnos cuenta comenzamos a ser diferentes, comenzamos a cambiar y una mañana frente al espejo nos damos cuenta que ya somos diferentes. Tal vez sea que detrás de la oreja comienza a crecernos una pequeño pliegue que al principio no le damos importancia pero que poco a poco se va convirtiendo en una branquia y por eso nos gusta cada día más el Mar. O en otras ocasiones al vestirnos y ponernos el saco, vemos que pareciera que tenemos un pequeño bulto, que con el tiempo más nos parece una joroba y así nos vamos caminando a nuestro trabajo y sin darnos cuenta el camino es cada vez menos pesado. Nos fijamos en pequeños detalles que antes no veíamos, las flores del camino, los niños jugando, los ancianos que se acarician como adolecentes y miles de colores, aromas y sensaciones hasta que nos damos cuenta que nuestra joroba son en realidad un par de bellas alas.

Ya no somos los mismos, ya somos Mutantes, caminamos diferente, hablamos diferente y hasta comemos diferente. En este punto en especial, la rica y sabrosa comida esa que nos da identidad y pertenencia y por la que conocí a mis queridas amigas de Mafaldillas. Pero la vida es un viaje y esta me ha llevado a conocer nuevos platillos y a dejar otros. Ya nos pasó como familia y mis hijos María José y Benjamín decidieron tomar el timón del barco y nos llevaron a cuestionarnos si es justo esclavizar a otros seres solo para nuestro beneficio personal, la pregunta me impactó porque mi respuesta fue: los Hombres y Mujeres libres no necesitan tener esclavos. Entonces ellos me preguntaron  ¿Por qué entonces esclavizamos  a otros animales? ¿Es ético nuestro trato a pollos, cerdos o vacas? Mi respuesta fue tímida al principio pero después fue un grito de libertad, todos los seres en este hermoso Planeta Azul tienen derecho a no sufrir, a caminar bajo el sol, a disfrutar de la lluvia y a dormir bajo las estrellas.

al

Les recomiendo estos dos documentales:

Una Vida Conectada http://www.youtube.com/watch?v=YihnclQLSFk

Earthlings http://www.youtube.com/watch?v=PRrH6Ml5IDU

No importa la naturaleza de los seres, todos tenemos derecho a una vida libre de dolor sin ningún tipo de esclavismo. Tal vez nos enfrentemos a barreras culturales, que nos ridiculicen al principio, nos tachen de locos después y finalmente nos acepten y nos dejen ser diferentes… cambiantes… Mutantes.

Me encanta volver a casa me encanta volver a escribir en Mafaldillas. Gracias a todas estas maravillosas personas que hacen de mi viaje algo verdaderamente fantástico, los llevo en mi corazón y agradezco a Universo el poder viajar con ustedes.

El Caballero Ciber-Andante

Los Alimentos que dieron origen la Civilización

El Caballero Ciber-Andante

Todos nosotros, los casi 7000 millones de habitantes de este hermoso Planeta con Agua al que inapropiadamente llamamos Tierra, disfrutamos de tres alimentos básicos que en su momento dieron origen a la Civilización: el pan, el queso y el vino.

Estos tres alimentos se comenzaron a desarrollar durante la Revolución del Neolítico hace aproximadamente 10.000 años. Anteriormente, en el Período Paleolítico, la forma de vida era de cazadores-recolectores, pero se dio un gran cambio climático que origino que los humanos comenzaron a domesticar especies de vegetales.

Los cereales fueron la especie vegetal decisiva para la Revolución Neolítica en la mayor parte del mundo, y siguen siendo la base de la alimentación humana en la actualidad. Centeno, Trigo y Cebada son originarios de la zona del Creciente Fértil (Medio Oriente al Norte de Mesopotamia), aunque quizá no fueron las primeras especies vegetales en pasar de la recolección al cultivo. Recientemente se han hallado frutos de Higuera que demuestran una selección intencionada en la zona de Medio Oriente hace 11.400 años. Las legumbres, concretamente las Lentejas, también tienen un cultivo muy antiguo. También son antiguos, aunque menos, diferentes árboles frutales como los Cítricos en China así como Manzanos y Ciruelos o los Plátanos en el Sureste de Asia. En América, el Maíz en el Valle de Tehuacán Puebla en México hace 8.700 años lo cual dio origen a las deliciosas Tortillas de Maíz. Y en la Amazonia, la domesticación de especies vegetales se basó inicialmente en la Mandioca amarga y comenzó hace unos 5000 años.

Estos alimentos dieron origen  al maravilloso y delicioso Pan. Y gracias a la domesticación de fermentos y levaduras, también fue posible la fabricación de Vinos y Cervezas.

La producción de cereales en los campos de cultivo también dio lugar a que animales silvestres comiesen de las cosechas. Y así, los animales que antes tenían que ser cazados y perseguidos por los nómadas cazadores, ahora literalmente llegaban caminando a la mesa de los agricultores. Ofreciendo de esta manera alimentos constantes y seguros durante todo el año. Se domesticaron cabras y ovejas y se contó con leche. Y quizás en un feliz accidente, algún viajero aprovechó la forma natural del estomago de una cabra o de una oveja para transportar leche. Y tiempo después, al querer beberla, esta se había cuajado debido a la enzima de la Renina que se encuentra naturalmente en los estómagos de vacas, borregas y cabras. Y así pudo originarse el queso completando la trilogía de los tres alimentos que formaron la civilización: el Pan, El Vino y El Queso.

Me encanta esta historia porque me conecta con mis ancestros y disfruto y celebro estos maravillosos descubrimientos que hacen de nuestras vidas todo un festín. Que viva el Pan, el Queso y el Vino que día a día disfrutamos y celebramos entre buenos amigos y que conforman los pilares de la Civilización Universal.

Darwinismo Gastronómico

El Caballero Ciber-Andante

Hoy en la mayor parte de los países desarrollados la disponibilidad de agua limpia y fresca es casi un hecho cotidiano, pero esto es así desde hace realmente muy poco tiempo. La realidad es que, en la mayor parte de la historia de la humanidad, éste ha sido un lujo disponible para un reducido número de personas.

En Oriente este problema fue solucionado casi por accidente (como la mayor parte de los descubrimientos). En remotos y lejanos tiempos, las cocinas fueron los más confiables laboratorios de investigación y cuenta la leyenda que en China el Emperador y erudito Shen Nung descubrió las propiedades beneficiosas del té. Y como consecuencia, una de sus sabias normas fue la disposición toda el agua destinada para el consumo humano fuese previamente hervida.

La historia comienza así, cuentan que un día del año 2737 AC, cuando Shen Nung estaba descansando junto a un árbol de té silvestre, una ligera brisa agitó las ramas con tan buena fortuna que algunas hojas fueron a caer en el agua que estaba hirviendo. La infusión resultante le pareció deliciosamente refrescante y reconstituyente, y así fue como descubrió el té.

Evidentemente resulta imposible saber si Shen Nung existió en realidad o si simplemente es la encarnación mítica de los desarrollos agrícolas, herbarios y culturales de la antigua China. Pero sean cuales sean sus orígenes, la popularidad del té en China en aquella época es un hecho aceptado por los estudiosos. Y fue gracias a este fortuito descubrimiento que en el Lejano Oriente pudieron desarrollar un método de purificación del agua a través de hervirla. Todo un adelanto en la prevención de enfermedades gastro-intestinales.

En Occidente el mismo problema fue enfrentado bajo otra perspectiva totalmente distinta; mediante la fabricación de cerveza y vinos. La poca disponibilidad de agua confiable para beber en la Europa del Imperio Romano a la Edad Media obligó a encontrar una solución en estas bebidas fermentadas que producen alcoholes a través de la fermentación de azúcares.  Estos alcoholes son potentes bactericidas que pueden eliminar bacterias patógenas tales como la Salmonella.

¿Pero donde entra Darwin y la selección de las especies en estas dos historias?  Bueno, en la resistencia que algunas personas tienen al alcohol. Resulta que durante siglos en tabernas y reuniones sociales se consumieron estas bebidas alcohólicas pero las personas que mostraban mayor resistencia a no caerse de borrachos, se llevaban el premio mayor… las chicas, seguramente subieron a las habitaciones con ellos y así sus genes pasaron de una generación a otra, mientras que los que no lo lograron, se quedaron dormidos debajo de las mesas de las obscuras tabernas de la Edad Media.

Por esta razón las personas de Oriente son menos resistentes al alcohol que los Europeos. Y si usted cree que se puede aprender a resistir al alcohol… lo más seguro es que no sea mérito de usted, sino más bien de sus genes, cuestión de selección natural.

Alberto Martínez Velázquez

Tres tazas de té

El Caballero Ciber-Andante

Nuestra, rápida, atolondrada y confusa “Vida Moderna” nos atrapa y nos hace creer que todo es urgente, que no se debe desperdiciar el tiempo. Debemos estar siempre a la carrera, siempre productivos, porque nos han hecho creer que el Tiempo es Dinero. ¿Pero realmente esto debe de ser así? Muchas veces nos olvidamos de lo más importante, de lo que nos ayudará a tener un mejor futuro y a disfrutar de un maravilloso presente. Jugar con los niños, platicar con los ancianos, escribirle a nuestros amigos, regar las flores del jardín, acariciar a un perrito, tomar una taza de té…

Dicen los Balti, un hermoso pueblo de las montañas de Afganistán, que cuando tomas té por primera vez con ellos Balti eres un perfecto extraño, cuando tomas té en la segunda ocasión eres un huésped distinguido y cuando tomas té por tercera vez, eres miembro de la familia.

Si aprendemos de esta bella enseñanza, esto nos convierte en una sola familia. Tenemos tanto que aprender de todos y cada uno de los Pueblos de la Tierra… Debemos darnos prisa en comprender que todos somos una Gran Familia y todos debemos cuidarnos y protegernos. Pienso que todo puede esperar menos la búsqueda de Dios, en el corazón de nuestros semejantes.

Al Martz

Paladines, héroes y superhéroes

El Caballero Ciber-Andante

Hay veces que, sin saber cómo ni por qué, en nuestras vidas regresan pasajes, hechos y personajes que creíamos olvidados. Esto lo digo porque ahora recuerdo que cuando era niño todos mis amigos tenían un Paladín, un Héroe o incluso un Superhéroe, con grandes e increíbles poderes y todos los niños soñábamos en ser como ellos. La lista es casi interminable: Superman, Acuaman, El Hombre Araña, Batman y Robin, Linterna Verde, Capitán América, Los Cuatro Fantásticos y hasta el mismo Hulk.

Pero todos me parecían muy violentos y agresivos. Me gustaba la idea de un Superhéroe más creativo, inteligente y extrañamente culto. Recuerdo que tenía algo así como 6 años, porque ya sabía leer, y me gustaba hojear las páginas de un Gran Libro que se llamaba el Diccionario Ilustrado Larousse. En él aparecían dibujos de grandes inventos, máquinas y lugares maravillosos. Y siempre aparecía un enigmático héroe que sabía de literatura, pintura, escultura y todas las artes. Se llamaba Anónimo, había escrito el Poema del Mio Cid, había pintado en las Cuevas de Altamira en España y había esculpido grandes figuras en roca y mármol. Lo único que no entendía eran unos raros símbolos que aparecían después de su nombre eran algo así como VI, III, X que estaban junto a una palabra que decía Siglo. Pero no me preocupó mucho, para mí este era mi héroe y se llamaba Anónimo.

Recuerdo que un día en la escuela, un grupo de niños se burlaron de mí porque no sabía quién era Anónimo… Decían: “¡Alberto no sabe quién es Anónimo!” y se reían de mí. Fue en ese mismo libro que descubrí que significaba desconocido, sin nombre, que puede ser cualquier persona.

Me llené de tristeza, mi héroe se desmoronó y nunca más volví a hablar de él. Muchos años pasaron y los héroes de todos mis amigos desaparecieron y se convirtieron en leyendas, luego en mitos, después en cuentos, y ya de adultos, ninguno los conserva como algo real.

Pero de esas cenizas resurgió Anónimo, renació como alguien real y cercano alguien con quien hoy me puedo identificar, porque es como yo y porque yo soy como él… un auténtico Héroe que sin necesidad de usar una máscara logró ocultar su identidad y al final me permitió identificarme con él. En estos tiempos difíciles  hay millones de Anónimos que, como tú y como yo, soñamos y trabajamos por un Mundo mejor. ¡Somos reales y sin lugar a dudas somos héroes!


Caminos opuestos

El Caballero Ciber-Andante y su hijo Benjamín

Fue hace mucho tiempo, cuando se podía decir que el Mundo era joven, que en un apartado valle vivía una joven y bella mujer que tuvo el don de la vida y dio a luz a dos preciosas niñas… hermanas gemelas.

Estas niñas siempre jugaban juntas; desde el amanecer jugaban y perseguían mariposas en campos de flores y al ponerse el sol, corrían bajo la luz de la luna. Descubrieron muchas cosas juntas, aprendieron del río, subieron a las montañas, jugaron y cantaron bajo la lluvia y soñaban bajo un manto de estrellas. Eran buenas hermanas siempre tenían un nuevo juego que jugar y siempre había una enseñanza que compartir.

Pero con el paso del tiempo las niñas crecieron y se convirtieron en bellas adolecentes y un día, sin saber porqué, se disgustaron y pelearon de tal forma que juraron nunca más volver a verse…. Fue tal el enojo que decidieron tomar caminos opuestos. Una dijo que caminaría hacia el Sol del Amanecer y la otra eligió tomar como guía el Sol Poniente y así emprendieron una marcha que las alejaría cada día más y más…. Recorrieron desiertos, escalaron montañas y cruzaron grandes mares, les tomo mucho pero mucho tiempo pero eso nunca les preocupo.

Una cosa era segura en el transcurso de sus épicos viajes aprendieron muchas cosas y descubrieron lugares que nunca imaginaron que existirían. Fue muchos pero muchos años después, al pie de las Montañas de La Tolerancia junto a la orilla del Rio del Amor, cuando se volvieron a ver y… todas las ofensas fueron perdonadas y se abrazaron con amor y ternura, sonrieron y gozaron de este maravilloso encuentro al otro lado del Mundo.

Los nombres de estas niñas eran…… Ciencia y Religión y su madre se llamaba Humanidad. Jugaron juntas en su infancia y en la madurez de sus vidas volvieron a caminar juntas bajo las estrellas.

 Alberto y Benjamín Martínez