Archivo de la categoría: DZ

Otoño

La Bloguera invitada: DZ

Echando un vistazo a la ‘pantalla plana‘ que tengo en casa, una que no me costó ni un quinto y que todos los días del año me regala hermosos paisajes,- mi ventana de la sala -, tengo una historia que contar.

Y es porque en esta época estival la incidencia de la luz  es tan especial que resulta en un juego de luces y sombras, en una evocación de paisajes de cuento. Por ejemplo, el árbol que por la mañana tiene tonalidades de amarillo claro, por las tardes parece oro candente y el verdor de los campos ha cambiado ahora a un verde musgo. Pero no solamente mi jardín me da esas vistas, la ruta hacia la tienda, mi camino en bici hacia el gimnasio, mi recorrido en metro hacia el trabajo….todo, absolutamente todo está animado con un especial embrujo otoñal.

En esta época la gente empieza a encender sus chimeneas por las tardes lo cual expide afuera un cálido olor a leña que para mí especialmente me remonta a las montañas en México con sus fuertes aromas a ‘ocote ‘y a maderas encantadas.  La temperatura es parecida al de las regiones altas de México en época invernal, solo que con un poco más de humedad ,por lo que en torno a algunos árboles se pueden ver formaciones de hongos, todos arremolinados sobre la base del tronco. Lo que empezó en el subsuelo como un hilillo de humedad son ahora los coloridos ‘inquilinos’ de algunos árboles.

Pero la vista y sensación más esplendorosa del otoño es presenciar una ‘lluvia de hojas”. El otro día, bicicleteando por la arboleda que llega hasta el gimnasio (el gimnasio está a lado del Bosque de las Libélulas aquí en Uithoorn) comenzaba a arreciar el viento, provocando una lluvia de hojas de colores caer sobre mi cabeza y luego dejando en vez de asfalto una hermosa alfombra dorada, terracota y ocre!

Además Dios se recreó en esta época del año usando su más hermosa paleta de pintor. Lo hizo bien, pues puso primero los marrones y ocres como fondo y luego encima fue dando pinceladas de verde musgo, verde olivo, verde pistache, otros verdes indescriptibles, casi sobrenaturales. Luego, al frente del cuadro y haciendo todo parecer multidimensional pintó las copas de los árboles en dorados, en amarillos verdosos, en rojos encendidos, en morados  intensos  y ¡¡hasta en plateados!!

Esas hojas plateadas por un lado y verde musgo por el otro, cuando están a punto de desprenderse de las ramas por la acción de una ráfaga de viento titilan como ‘diamantes’ haciendo un sonido muy parecido al de las palmeras bajo el viento tropical. Y todo esta sinfonía de colores va acompañado de aromas de maderas , humedad y ‘ocote’que lleva el viento ¡Todo es perfecta armonía!

Y que decir de las ventiscas que se desatan  por estas latitudes  ¡Ya son épicas! Con lluvia, ni el más reforzado paraguas sirve en ese momento, o sólo sirve  para elevarse ¡¡como “Mary Poppins”!!  El viento ‘silba’ como diciendo:  ‘¡¡ay de aquél que salga en este momento porque le vuelo el peinado y hasta las ideas’!

Pero especial es el sonido que lleva el viento cuando suave sopla, llevando un canto de ramas, un crujir de hojas  primero cayendo  lentamente,  luego  antes de tocar el suelo  elvevándose de nuevo , creando así  un bello remolino de colores.

¡¡Es mi época del año más especial, la que más prefiero !! Por ser época de rituales y de sabrosos guisos, de encender de velas y de tertulias con los amigos, de aromas dulces y colores tostados. Los días se van haciendo más cortos, la noche va cayendo más pronto provocando en todos los habitantes una añoranza a la calidez de la familia y del hogar,  envolviendo todo en un ambiente de nostalgia.

Entonces, sólo el aroma de un buen estofado holandés, o de una sopa de lentejas, el estar en familia o sentir la calidez de la  amistad  tiene el poder de calentar el cuerpo y el alma.

Anuncios

El DíaE de la Emoción

La Bloguera invitada: DZ

Al DíaE o el Día del Español, yo lo rebautizaría el DíaE de la Emoción. Porque resulta que podríamos decir que esta lengua es una lengua de sutilezas. Es la primera cosa que les explico a mis alumnos principiantes cuando se inscriben al curso muy ilusionados esperando hablar técnicamente bien el idioma y se encuentran con que para dominarlo tienes que tener ‘el sentimiento a flor de piel’. Y trata tú de extraerle  la emoción a un flemático holandés…para empezar.

De manera que no sólo soy docente de español, sino también psicóloga cuando explicando que, cuando quieres hablar en el pasado de una acción que aún tiene repercusión en el presente, usas el perfecto.Y que, cuando la acción concluyó definitivamente, usas el indefinido. Entonces veo a mis alumnos remontarse a un remoto pasado tratando de escudriñar si el ‘Pietje” que siempre les gastaba bromas en el barrio cuando niños, les ha dejado aún un trauma o si la acción quedó definitivamente en el olvido. A ese aflorar de sentimientos tienen que ponerle la teminación “ido”, “ado” o bien una teminación “ió”.

Muchos de mis alumnos se han visto enriquecidos no sólo con vocabulario sino con emociones nuevas. Así por ejemplo cuando en holandés sólo basta con cambiar un adverbio para indicar acción futura, deseo, temor o suposición, en español tienes que buscar en tu corazón con qué afán deseas o esperas o dudas de una cosa, si temes algo o hasta un “quiero que” tiene que tener la suficiente fuerza y magnitud de estado afectivo de impresión para poder  expresarlo con el “subjuntivo”. Y eso a nosotros los hispanohablantes se nos da así nomás, sólo con sentirlo.

El español es una lengua de emoción, porque no es lo mismo que en la calle un obrero diga de una chica: “qué buena es” a que diga “qué buena está”. En la primera la están casi “santificando”, en la segunda hay otras emociones implicadas…Un alumno mio, habiendo según él comprendido este precepto se atrevió a utilizar la siguiente frase: “estoy caliente”‘para decir que tenía calor… O tal vez sí lo estaba utilizando correctamente. Y aquél que dijo: “soy aburrido” queriendo decir que estaba aburrido. Lo que no sabe es que para nosotros significa que el pobre no tiene remedio.

Una gran ventaja del español es que es el único idioma en el que las personas pueden quedar de lado pudiendo saber con la acción quién fue el culpable. Por ejemplo en la conjugación:

He comido paella        (yo)

Has estudiado mucho (Tú)

Ha aprendido bastante            (él)

Hemos hecho la compra  (nosotros)

Habéis horneado un pastel  (vosotros)

Han viajado por Europa   (ellos)

¡Imposible omitir el pronombre personal en otras lenguas!

Y para terminar una conjugación en el tiempo presente:

Yo soy guapa,

Tú también,

El no,

Ella sí,

Nosotros a veces,

Vosotros nunca,

Ellos no tienen remedio.

Los diarios de un estropicio de queso

Nota de la Editora bloguera: a continuación las experiencias con la tarta de La Hermana y nuestra Bloguera Invitada, que ya es parte de Las Mafaldillas, DZ.

  La Hermana

DOMINGO 12 DE JUNIO DE 2011

8:00 .-Se despertó mi peque; toque de diana. Luego el lunes no hay quién lo levante, pero hoy por ser domingo se ha despertado a las en punto.

8:10.-¡Vaaaale, ya me levanto! Aprovecharé para hacer la tarta de queso para el blog .¿Pero donde demonios estará la otra zapatilla?

8:20.- ¡Ahhhh!  ¡Te encontré!

8:32.- Veamos , ingredientes: 2 yogures naturales, queso, harina de…(¿HARINA DE MAIZ? ) ¡Ahhhh!  no tengo y es domingo, bueno en la foto no se notará)

8.33.- ¡Hala a machacar a las pobres galletas!, aunque reconozco que como ejercicio para liberar hostilidades  y tensiones es bastante efectivo.

9:00.- Voy a derretir la mantequilla en el microondas  ¡plof ¡ Todo el microondas pringado de mantequilla!

9:30.-Bueno, por fin he acabado de limpiar el microondas y ya tengo todo preparado. Voy  a echarlo en el molde.

Primer intento: molde demasiado grande

Segundo intento: molde demasiado pequeño, ¿se derramará?,  ya se queda ahí, no lo cambio otra vez.

9:40.-Ahora al horno, con cuidado de no…, no te he tenido bastante cuidado, oootra vez a limpiar.

10:20.- Ummmm que buena pinta, si no fuera porque se ha llenado todo el molde con lo que se derramó. Esto lo quito yo con el cuchillo y no se nota.

Jooo me he cargado el filo.

11:00.-Ya solo me queda ponerle la mermelada , no hay forma de ponerla pareja.

A pesar de tanto contratiempo ha salido deliciosa y como dicen por ahí: El final es lo que cuenta.

Por cierto esa es la libreta donde guardo mis recetas favoritas, ¿os atreveis a hacer más? También tengo sitio para añadir las vuestras.

La Bloguera Invitada: DZ

Nota importante antes de reseñar la tarta de queso explotada:

Mi marido compra cada semana huevos a granel en la granja cercana a la casa y después los distribuye repartidos en conos entre nuestros vecinos. Bajo la premisa de que es producto fresquísimo, vende esos cuantos conos un poco más baratos que en el supermercado y aparte es excusa para socializar un poco. Nuestra despensa supuestamente siempre está provista de este polifacético producto…

Tarta de queso explotada hecha por mi hijo menor y por mí:

– ‘A ver’…..

‘Ingredientes para la base: 70 gm de mantequilla derretida , 3/4 de paquete de galletas María desmoronadas, y huevo …¿¿huevo?? ‘ corriendo frenéticamente de la alacena al refrigerador y viceversa ..’¡¡ni un huevo!!’ Felizmente tengo buen contacto con mi amable vecina quien me salvó en este intento, prestándome 3 de los mismos que mi marido le vendió en la semana ….

– A ver. ..¿qué sigue?

‘queso crema Filadelfia, 2 huevos, 7 cucharadas de azúcar, ¿¿siete??, no mejor le echamos menos ..cinco… 250 cl. de yogur natural, ¿cuánto es eso?…con eso de que nunca se me dieron las matemáticas… Mi hijo cogiendo el bote de yogur en la mano y vacíandole la mitad del contenido…”¿así o más?’

– ¡tú échale más !’ le digo.

‘cucharada de maicena , ralladura de limón… pero me parece que la ralladura de limón lo va a amargar, mejor le exprimo la mitad del limón a ver si no se corta el yogur”

Verter todo el contenido en el molde y hornear a 170 grados, ¿pero cuánto tiempo? ‘Me imagino que hasta que esté listo…’

30 minutos después….de regular aspecto en la superficie, al cortarlo mejor no les digo qué parecía…y al probarlo se reivindicó …super rico. Al final unas cucharadas de mermelada de chabacano le dieron el toque final de color a tan pálido rostro.

La próxima vez lo dejo broncearse un poco más.

Karma

  La Bloguera invitada: DZ

Sentada en el autobús frente a aquél chico de unos 15 años, de cabello rubio rizado y nariz aguileña, dudaba yo si dirigirle la palabra para expresarle mi admiración por lo que había sucedido el día anterior.

‘Muchas gracias y que tenga muy buenas tardes’- escuché decirle al chófer, después de que éste nos había informado que ese autobús no seguiría la ruta habitual hasta el barrio donde vivimos y pidiéndonos nos bajásemos en la estación. No era precisamente lo que los demás pasajeros hubiésemos querido desearle a este individuo que nos privaba de sentarnos a tiempo a compartir una rica cena con nuestras familias. Sobre todo después de haber pasado media hora en un atasco de tráfico. Ahora habría que esperar otro autobús, si es que llegaba….

A pie tuve que llegar a casa ponderando en el camino lo mal que pintan las noticias a los jóvenes hoy en día y me sentí  orgullosa de ese chico de cabello rizado. Así que a la mañana siguiente, cuando casualmente lo vi sentarse frente a mí, decidí dirigirle unas palabras. Alabé su paciencia cuando los demás estábamos  bastante enfadados ante la circunstancia que se había presentado el día anterior y lo felicité por su buena educación hacia el chófer.

Una tímida sonrisa se dibujó en su rostro y me agradeció el detalle. Y yo feliz porque había hecho su día; ¡qué bueno que no había dudado más en decírselo! Esas cosas no hay que pasarlas por alto. Ojalá nos alabáramos más a menudo los unos a los otros…

El distante tremor del subterráneo y una brisa fresca a la entrada de la estación me hicieron precipitarme por la puerta para alcanzar el tren que se avecinaba, ¡sino tendría que esperar 15 minutos más y llegaría otra vez tarde a casa! Así que corrí, entré y me desplomé en el primer asiento que encontré disponible, feliz de al fin poder dar descanso a mis piernas después de un exhaustivo día de trabajo. ¡En todo el día ni siquiera había tenido tiempo de arreglarme el peinado o dar un retoque a mi maquillaje! Al incorporarme para acomodarme mejor reparé en un papel que alguien había pegado frente a mi asiento y temí que algún vago hubiese escrito alguna palabra altisonante o alguna banalidad.

En el papel simplemente decía: ¡Qué bien te ves hoy!

La vendedora de sonrisas

  La bloguera invitada: DZ

Debo reconocer que el producto que ofrezco a la clientela en la empresa donde trabajo, no es el más fácil de vender.

Qué más quisiera que la gente entrara , recorriera el lugar y tras haber admirado un poco dijera:

-¡Déme una docena de ese que está allí!

Pero no, así no es la cosa. Esto no es la panadería de la esquina…

Sin embargo, tomando este hecho en consideración, de todas formas siempre pongo mi mejor esfuerzo para que la gente al menos se entusiasme con la explicación del producto y tras emitir sendos OHHHHS! y AHHHHHS!, terminen sonriendo, admirando y, alguno que otro, hasta comprando algún ejemplar.

Pero el reto está en hacer sonreír a algunos a quienes en el rostro se ve claramente desde que se levantaron por la mañana que se avecina una tormenta, aunque afuera brille un sol esplendoroso. ¡A éstos sí que me cuesta más trabajo venderles esa sonrisa que uno de los codiciados artículos!

Así que me detengo un poco en la explicación, muestro de cerca el ejemplar. Ni un músculo de sus impávidos rostros se mueve. ¿Se habrán inyectado botox ya a esta edad?

Intento otras mañas y los rostros siguen sin emitir sonido o reacción alguna. ¿Estarán ciegos?

Muestro el ultimo artículo añadiendo a modo de broma: ¿Cúantos de éstos desea llevar?

Al fin se esboza una ligera sonrisa en sus rostros de vinagre. ¿Es mi imaginación o hasta me parece haber percibido por un instante el brillo de mi producto en sus ojos??!!

¡Misión cumplida!

El día que entraron en casa a robar

Nota de la Editora Bloguera con sugerencias de La Prima:

Con inmensa alegría y satisfacción, hoy publicamos la entrada escrita por una gran amiga y seguidora de nuestro blog. DZ es una linda mexicana también afincada en el País de los Tulipanes y hoy quiere contarnos una experiencia digna de ser compartida con nuestros lectores. Os recomiendo encarecidamente leerla y os invito a seguir su ejemplo y os animeis todos a escribir en este, vuestro blog.

Nuestra mafaldilla invitada: DZ

El día que entraron a casa a robar, en realidad me hicieron un favor.

Esa semana eran vacaciones y pasábamos unos días de descanso en nuestro bungalow frente al Mar del Norte. Para distraerme me llevé unas revistas. De pronto reparé en un artículo sobre ‘simplicidad’, cómo lo menos es más y cómo deshaciendónos de tanto cachivache podemos lograr vivir con más sencillez nuestras vidas. Y daban el tip de empezar botando todo aquello que uno aún guarda, sea  por pereza, sea por sentimentalismo o por el clásico ‘por si acaso ‘  acumulando cargas inútiles, cargas y más cargas que se traducen en insatisfacción y en poca energía.

Así que me propuse que cuando regresara a casa después de las vacaciones comenzaría con esa limpia física y emocional. Y empecé ya mentalmente revisando: A ver…la laptop …, sí que me roba tiempo, pero vamos, ¡no es como para desecharla!  Mis armarios …mmmm,  sí que guardo ropa ya de otros años pero qué pereza… tal vez algún día me ponga ese palazzo negro …el otro armario con cajas, cuadernos, etc… mmm , no, porque me traen recuerdos…

El sonido del móvil interrumpió mi limpieza mental : ‘Hola, soy Greet, han robado en su casa esta madrugada. La puerta está abierta…

Cuando llegamos  esa tarde, mientras la policía tomaba datos y los vecinos veían asustados las ‘huellas del delito’, yo sólo pensaba en mi bicicleta, en mi sillón de jardín y en mi canasta de violetas…¡que si me han robado eso que no tienen nombre!

Mientras recorríamos lentamente la zona infringida se iba dibujando en mi una sonrisa de ironía : la laptop no estaba, mi habitación que había yo dejado tan arregladita ahora estaba  toda cubierta de ropas, mis cajones con libros, cuadernos, etc,  abiertos y todo esparcido por el suelo…Por supuesto se robaron unos anillos y joyitas pequeñas que guardábamos, pero sólo es material.

Estos días reflexiono. El día que entraron los ajenos en realidad me hicieron un favor. Me han robado la laptop y con ello me han regalado más tiempo para convivir con mis hijos y acariciar a mi marido. En cuanto a la ropa sólo me bastó con escoger desde el suelo lo que verdaderamente me pongo. El otro armario con cosas de años también ya había sido depurado y sólo me bastó recoger y guardar lo que en realidad me sirve….

Lo de verdaderamente valor fue invisible para los ojos de esos sujetos y ese es el amor de mi familia, mi bicicleta y mi canasta de violetas.