Archivo de la categoría: CG

¿Quién tiene esta receta?

    Nuestra bloquera invitada: CG
Leyendo la super entrada de la Amiga, sobre las galletas plis y la no menos super receta de SC, me puse a pensar en que quizás este blog podría ser un buen medio para pedirles a cualquiera de ahí afuera, una receta que, en este momento, necesito a gritos.

Les cuento.
Cuando voy a mi país de vacaciones, siempre regreso a mi segundo país pensando así: qué gente para pesada, qué clima para malo, qué comida para horrible, etc, etc. (se sobrentiende que me refiero a la gente, clima, comida, etc etc de mi segundo país).

Esta vez he regresado diferente. Todo estå bien, nada me parece pesado, ni malo ni horrible.  Lo que esta tengo vez es NOSTALGIA.

Nostalgia de mi familia, de las verdaderas amigas que me quedan allá  (mis casi hermanas), del resto de amigas que me quedan, de la comida, de las calles, de las tiendas, de los olores, del trafico. Nostalgia hasta de la capital donde nunca he vivido.

Nostalgia, nostalgia, nostalgia.

Esta entrada es muy cortita. No es una entrada en realidad, sino como les contaba al principio es mas bien un pedido:¿ Tiene alguien la receta llena corazones y mata nostalgias?

Ánimo chicas y chicos, Mafaldillas o no,  si es que la tienen, compártanla conmigo.

Enganchad@s al Feisbuk

 Nuestra bloguera invitada: CG

Anoche, enganchada con La Prima y La Amiga a un redivertido “chateo” nos enteramos de que corre una noticia en la red que dice que el facebook cerrará a partir de mañana 15 de Marzo. ¿No más acceso al facebook?

Lo primero en que pensamos es que los psicólogos y los psiquiatras estaban de suerte. Veíamos ya las colas interminables para entrar a la consulta, los telefonos al rojo vivo con tanta llamada de gente desesperada, con los típicos síntomas de abstinencia (picazón en el cuerpo, temblor en las manos, tartamudeo…). ¡DRAMA! sólo comparable con la horrible experiencia de dejar de fumar.

Felizmente, investigando un poco más, llegamos a la conclusión de que la noticia tiene que ser una mentira. Cruel, cruel mentira.

¡Uff, que alivio!

Prima, Amiga, podemos respirar con calma, podemos seguir en nuestro estado ZEN: ¡el facebook llegó para quedarse!

… ¿ o no?

Yo por si acaso, mañana por la mañana lo primero que voy a hacer es encender el ordenador…

Vacaciones

 Nuestra bloguera invitada: CG

¿Vacaciones?

¡Una semana de vacaciones en el cole! ¡maravilla! no levantarse temprano, no luchar con los niños para que entiendan que no tienen todo el día para terminarse el pan o los cereales del desayuno, no discutir para que de una vez por todas terminen de vestirse y se pongan los zapatos, no preparar lonchera, ni la fruta para la pausa de las 10 am, nada de actividades extra escolares (el fútbol, el baile, la natación, el canto, el judo, el esgrima o lo que sea en lo que se inscribe a los niños ahora).

No correr en la oficina para terminar lo que se tiene que terminar ese día y seguir corriendo para recogerlos a tiempo del cole o de la guardería.

¿No correr en la oficina? ¡ah! eeeeh, oficina, sí, claro, me olvidaba de que tengo dos trabajos: el de mi casa y el de fuera de mi casa. En este, los días libres al año son limitados, se van descontando y se acaban en algún momento.

Así que pedir toda la semana libre es imposible.

A ver, la agenda.

Lunes: libre (tengo que recuperar la noche de domingo a lunes, que no voy a dormir…noche de OSCAR). Día perdido.

Martes: cambio mi miércoles libre con el martes. Mi hermana prefiere trabajar el martes y estar libre el miércoles. Viene su hija a casa. Los llevo a la piscina, y después la casa se llena de niños (conté 7 en un momento de la tarde).

Miércoles: los niños donde mi hermana.

Jueves: guardería. Sentimiento de culpa. Los niños se aburren el jueves en la guardería.

Viernes: guardería. Menos sentimiento de culpa. Los chicos de la guardería han organizado actividades, así que los niños se la pasarán bien.

Así que de vacaciones, poco.

A levantarse temprano igual, a luchar para que desayunen rápido o por lo menos no tan despacio y a discutir para que terminen de vestirse a tiempo.

Gajes del oficio de las madres con doble trabajo.

Fobia

 Nuestra bloquera invitada: CG

Existe una fobia muy poco conocida pero más comun de lo que se cree. Se llama Kompounofobia.

No voy a mencionar la teoría ni explicaciones científicas. Quiero hablar de esta fobia usando el lenguaje comun, coloquial.

Basicamente consiste en sentir rechazo a los BOTONES.

No es asco, (¿o sí lo es?) Es una mezcla de repulsión con aversión, incomodidad…..no se puede explicar exactamente. Es un ajjjjjj, un no se sabe qué.

Lo que varía de un kompounofóbico a otro es la intensidad de la fobia.

Algunos kompounofóbicos no pueden usar ropa que los lleve, otros tienen que lavarse las manos despues de tocar alguno, otros sienten la fobia por algunos de estos “asuntos”en especifíco (los blancos o transparentes son los peores entre la mayoria de los que sufren de esto), otros no soportan encontrárselos (especialmente con un trozo de hilo colgandoles) en algun lugar a donde no pertenecen como en la billetera de tu gringo, o sobre la lavadora de ropa, otros no pueden ni nombrar la palabra.

Un ejemplo: una kompounofóbica se podría encontrar uno de esos “asuntos” en el suelo de la caravana cuando está de vacaciones. En ese caso, después de casi darle un ataque, llamaría a su marido para que lo recoja. La mujer en cuestión no permitiría que el marido recogiese el objeto aquel directamente con la mano, sino que le exigiría que lo haga con un trozo de papel higiénico. El marido no podría tirar el paquetito aquel en el basurero de la caravana sino que tendría que ir al basurero central del camping, de preferencia el mas lejano a la caravana de la kompounofóbica y tirarlo ahí, envuelto, por supuesto, en el papel con el que lo recogió.

Lo que no varía de un kompounofóbico a otro es la reaccion de la gente cuando uno de ellos se atreve (ojo a la palabra: se ATREVE) a confesar su fobia. El asunto va desde una cara de: estas más loco que una cabra, o un “que raro que eres”,un carcajada burlona, un comentario algo así como: ya sé lo que te voy a regalar para tu cumpleaños: una caja llena de esos, etc

Dicen que la ignorancia es atrevida, y yo creo que es por eso, porque la mayoría de las personas ignoran de la existencia de esta fobia, que se atreven a hacer una broma como la del regalo de cumpleaños a un kompounofóbico. Porque ignoran que esta es una fobia muy real, muy limitante, y como comprenderán, nadie fácil de llevar.

Es tan real la fobia que hasta en facebook existe ya un grupo de kompounofóbicos (tiene ya 135 miembros), y sé que cuando cualquier persona que la sufre se entera que no es el unico, siente un gran alivio: ¡uy! que bueno, al final no estoy tan loco como pensaba.

No se me ha hecho nada fácil escribir sobre este tema y menos mencionar la palabra B (la he escrito una sola vez y creánme, me ha costado mucho hacerlo), o recordar la anécdota que les conté sobre lo que pasó en ese camping. A estas alturas ya sabrán por qué. Permítanme que me presente: hola, me llamo CG y soy kompounofóbica.

Tinky Winky y yo

Nuestra bloguera invitada: CG

El amor por mi auto fue de los que llaman a primera vista. Después del nacimiento de mi hija, decidí que con dos niños y un trabajo, lo más práctico era tener mi propio auto. Uno pequeñito era suficiente. Mientras buscábamos en una de esas tiendas de autos, lo vi y pense: ése Daihatsu lila, ése es mio.

Cuando mi hijo era pequeño, estaba obsesionado con los teletubbies. Cualquier cosa de color amarillo era Lala, cualquier cosa roja era Po, lo verde era Dipsy. Así que lo primero que dijo cuando vio mi nuevo auto fue: Tinky Winky. Y con ese nombre quedó: mi Tinky Winky.

En todos estos años, mi auto me ha llevado a muchos sitios. Es cierto, mi mundo al volante es muy limitado, mi radio de movimiento es a lo más 20 kms. Pero cuando se lo he exigido, me ha llevado también más lejos, a despedirme de un amigo, a visitar a otro. Es cierto también que si me tiene que llevar a un sitio por primera vez, se pone nervioso. Pero como yo ya lo sé, un par de días antes practicamos juntos el camino. Se ha desesperado alguna vez y me ha rogado que me estacione en algún sitio y que llame a mi gringo para explicarle donde estamos y preguntarle el camino. En lluvia, tormenta, vientos (casi) huracanados, nieve hasta las narices, mi Tinky Winky se ha mantenido firme y me ha llevado siempre a donde se lo he pedido. Y por si todo esto fuera poco, sabe guardar muy bien un secreto: en la epoca de Sinterklaas su maletera es el mejor sitio para esconder los regalos de mis hijos.

Se queja muuuuy poquito: nunca me ha dicho nada porque el vecino lava su auto una vez a la semana mientras que yo lo lavo a él una vez al año, ni porque uno de esos super autos se creen que por ser más grandes y finos tienen el derecho de sobrepasarlo por el carril de la derecha, ni porque uno de aquellos (censurado) se le cruza a la mala porque cree que mi autito por lila y pequeño tiene que dar siempre la preferencia.

Al final me da igual, mi auto TinkyWinky es mi super auto y no lo cambio ni aunque me ganase el premio gordo de la lotería.  .

Fotomontaje realizado por el hijo de CG.

Decoración Navideña

Nuestra bloguera invitada: CG

Déjenme contarles sobre el belén de playmobil de La Prima (sí, ese del que ella habla en su entrada del 9 de diciembre).

No crean que es un belén cualquiera que se ha sacado de una caja después de un año y se ha puesto simple y sencillamente, así como cualquier cosa, sobre una mesa, ¡no-ó! La Prima se ha tomado el trabajo de decorar la base: la ha envuelto en papel de colores “tierra”, ha hecho casitas de cartón y las ha pintado y decorado. Ha creado dos ambientes: uno con el belen típico (con las figuritas de María, José, el niño, ¡¡¡los Reyes Magos!!! ,etc) y otro más actual con (y esto es el climax para cualquier amante del playmobil) ¡¡¡un árbol de Navidad con luces que se encienden y todo!!!!

Lo que la prima no sabe es que durante todo el tiempo que pasé en su casa esa tarde, lo único que hice fue pensar en cómo meter ese maxicosi (lo siento, no se el nombre en español) con bebé y todo en mi bolsillo, a pesar de que ella ya me había advertido que tenía un detector de playmobil en la puerta.

Al final me di cuenta que su amistad vale más que todos los muñequitos de playmobil de ese maravilloso belén y que si el 2012 me porto muy pero muy bien, quizás Sinterklaas o Papa Noel me ayudarà a empezar una colección así a mi tambien!Este es el belén… ¿¿¿¿¿¿no es monííííísimo??????

  La Prima

Pues sí. Además de la obra de ingeniería que realizo con mi belén de Playmobil, me gusta para estas fechas tan señaladas- que diría mi madre- vestir mi casa con sabor a Navidad, con detallitos aquí y allá. El calor de hogar y amistad se completa cada año gracias a los regalitos personalizados de la buena gente que me rodea y los que yo misma voy realizando, la parte artesanal forma parte de la magia navideña:

El centro de flores de origami realizado por Sakura ocupa un lugar privilegiado encima de la mesa.¡Me encanta!

El bastidor con retrato que me ha realizado La Amiga. Es tan bonito que le daré el indulto y el resto del año colgará en mi habitación multiusos.

En Holanda es muy típico realizar centros navideños con ramas de pino y otros elementos decorativos; el que mi niña y yo hemos hecho quedó así de fino y elegante.Bolitas de papel con toque chino que finalmente se han convertido en un colgante.  A su lado cuelga un “invento” en el que se expondrán las típicas postales navideñas, los crismas que le dicen en España.

En el mercado navideño del pueblo compré a una asociación benéfica un veloncillo realizado con pasta y creo que el año que viene haré mi propia versión.

El árbol cuenta ahora con un par de inquilinos nuevos entre los que destacan una bola transparente llena de papelitos en los que mi hija ha escrito sus palabras preferidas y una guirnalda elaborada con pompones de colores.

Nuestros fieles seguidores se estarán preguntando cuáles fueron los frutos del  workshop navideño realizado el pasado domingo en mi humilde hogar, pues qué mejor forma de despedir ésta entrada que con una muestra del resultado. La tarta de chocolate, el turrón de Doña Pepa, los mantecados y demás manjares compartidos no dió tiempo a fotografiarlos, los pusimos rápido a buen recaudo entre risas, fieltro y charlas.

El turrón de Doña Pepa

Nuestra bloguera invitada: CG

El domingo pasado compartí con unas Mafaldillas muy especiales, un dulce delicioso que viene de donde vengo yo. Se llama: Turron de Doña Pepa.

Inmediatamente me pidieron la receta, que por supuesto no conozco. Asi que decidí buscarla en internet para compartirla a ver si en una de esas tengo tan buena suerte, y alguien me sorprende un día de estos con una versión holandesa del turroncillo.

De que la encontré, la encontré. El problema fue que se me hizo muy complicada: empezando por los ingredientes (¿conoce alguien fuera de Peru lo que es la chancaca? ¿y los luquetes de naranja?, bueno, esos no los conozco ni yo) y terminando por la preparación (la chancaca y el luquete tienen que hervir a una temperatura de 113 grados C).

Asi que en lugar de escribir la receta decidí contarles, muy cortito, que el turrón de Doña Pepa, es un…turrón, de bastoncitos de masa, unidos con miel, cubierto con unos caramelitos rompemuelas, que a las mini-mafaldillas, sobre todo, les encanta.

El turrón de Doña Pepa se come especialmente en el mes de octubre, el “mes morado” en Peru. Es el mes del Señor de los milagros, nuestro Cristo Moreno, que sale por las calles en procesión organizada por la cofradía del Señor de los Milagros. Los miembros de la cofradía llevan el típico hábito morado con un cordón blanco atado a la cintura.

Realmente, el turrón se come ahora durante todo el año pero yo, mientras vivía en Peru, seguí guardando la tradición de comérmelo sólo en octubre. Desde que vivo tan lejos, bueno, lo como cuando tengo la oportunidad. Que el mes se llame octubre o diciembre,  ahora me da igual.

Para los que no lo vieron, aquí una fotito.