El sentido de la orientación

La Amiga:

Esta entrada se la dedico con muchísima envidia a todas esas personas que miran el sol y son capaces de indicarte por donde caen los cuatro puntos cardinales y la ciudad de Tombuctú. Pero una vez reconocida mi envidia, también les pido un poco de comprensión para los que la genética no nos dotó de una brújula interna. Porque el mio es un caso grave de “sinsentido de la orientación” mezclado con una incapacidad del 90% para recordar caminos ya andados.

Mi guiri es una de esas personas con un sentido de la orientación envidiable y no llega a comprender mi problema. Se empeña en enseñarme y, como buen “gadgetoman” que es, me explica direcciones haciendo uso del Googlemaps. Años lleva intentándolo y aún no se ha enterado que la que no se entera soy yo por muchas clases de geografía logística que me dé.

A La Prima también le ha dado un ataque de “gadgetowoman” y me ha dicho que me compre un TomTom. Ya me veo yo llevando la cosa puesta en la frente como los que van con esas camarillas modernas para ir grabando todo lo que hacen… Lo mismo es que para TomTona ya estoy yo pero sospecho que, hasta con un@ pav@ diciéndome “ahora tuerce a la izquierda”, mi capacidad de comprensión es limitada para estas cosas.

Y limitaciones confesadas y aceptadas también puedo decir que, tardaré más que el común de los mortales, pero sola me apañé muy bien tres meses de mi vida en París. Vamos que con mi mapilla y mi mochilla, llegué a todos los sitios que quería llegar. Asi es que lo dicho: comprendan que aunque no me oriente muy bien, con un mapa (cuidadosamente colocado en el sentido correcto) llego donde sea.

Dibujo de la Ilustradora de Princesas

Dibujo de la Ilustradora de Princesas

Anuncios

2 Respuestas a “El sentido de la orientación

  1. Ana María García Sánchez

    Te entiendo perfectamente, mi marido, también sabe orientarse con el sol y antes de poner en su coche el Tomtom sabía perfectamente si se había equivocado de ruta por la posición del astro rey, y yo le miraba con cara de asombro y me decía ¡pero que listo es mi marido!, la mar de orgullosa.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s